domingo, 30 de junio de 2013

Caracol Gigante Africano en Argentina

El caracol gigante africano, Achatina fulica, es considerado una de las plagas más perjudiciales del mundo.

Esto se debe a su alta resistencia a variables ambientales, a su dieta polífaga y a su alto potencial reproductivo que favorece su dispersión.
Asimismo se deben considerar las posibles pérdidas económicas por la amenaza que esta plaga representa para más de 200 tipos de cultivos y granos almacenados.
Achatina fulica puede desplazar a las poblaciones de caracoles nativos de nuestra región por competir por el mismo hábitat. 
Ciertas características particulares de la especie exótica, tales como su comportamiento voraz, su gran capacidad reproductiva, el crecimiento corporal acelerado y la gran resistencia a condiciones ambientales adversas, le otorgan ventajas sumamente competitivas respecto a los caracoles nativos. 
Además, la ausencia de enemigos naturales propicia su proliferación poblacional.

Esta especie africana puede actuar como huésped de nemátodos del género Angiostrongylus.
Dos especies de este género, A. cantonensis y A. costaricensis se destacan desde el punto de vista sanitario al representar un riesgo para la salud humana. 
El primero de ellos es causante de meningoencefalitis y el segundo es agente causal de angiostrongilosis abdominal. Pueden darse tanto por contacto directo como por contacto de vegetales u otros infectados por las secreciones del caracol.

Es una especie terrestre nativa del este de África, donde se halla ampliamente diseminado. También se encuentra presente en Asia, Oceanía y América. 
Su introducción en el continente americano se inició en Hawai en 1939, a fines de la segunda guerra mundial alcanzó California y fue registrada en Florida a inicios de la década del 70 donde pudo ser erradicada.
En Sudamérica existen antecedentes de su presencia en Ecuador, Colombia, Cuba, Venezuela y está ampliamente distribuido en al menos 23 estados de Brasil. 
La última confirmación del avance de esta plaga en América del Sur aconteció en la República del Paraguay en noviembre de 2012.

En Argentina, durante el mes de junio de 2010 llegaron a la Dirección de Vigilancia y Monitoreo los primeros reportes sobre la presencia de este molusco en la provincia de Misiones.

Son de hábitos nocturnos, ya que se los encuentran con mayor actividad biológica durante la tarde, noche y en las primeras horas de la mañana, siempre que las condiciones climáticas se lo permitan.

El caracol africano es una especie terrestre, cuyos adultos pueden presentar una conchilla de hasta 20 centímetros de longitud y 10 centímetros de ancho.

En los adultos la conchilla es de forma cónica, de color marrón, con bandas longitudinales marrón claras y oscuras.
Es una especie hermafrodita, lo que significa que posee la capacidad de generar óvulos y espermatozoides simultáneamente. Sin embargo, para lograr la fecundación necesita copular con otro individuo de su misma especie (realiza cópulas recíprocas).
Los huevos son depositados en el suelo, las puestas pueden llegar a tener hasta 400 huevos de medio centímetro de diámetro y son de color amarillentos. Durante el año, A. fulica puede realizar hasta 6 posturas.
Los estadios juveniles presentan hábitos gregarios y tienen una alta tasa de crecimiento y su comportamiento es voraz. 
Están activos durante la mayor parte del año, resistiendo altas y bajas temperaturas y pueden vivir, en promedio, hasta 6 años.
Según registros bibliográficos a nivel mundial, el Caracol Gigante Africano se encuentra afectando una amplia diversidad de ambientes, como áreas boscosas naturales e implantadas, áreas agrícolas, urbanas y periurbanas. 
Cabe aclarar que se presenta con mayor frecuencia en ambientes antrópicos, o sea, cerca de viviendas. 
En estos últimos, utiliza diferentes sustratos como refugios. 
Se lo puede observar en paredes, árboles, arbustos, en el suelo y el interior de viviendas. 
En Puerto Iguazú, se los encuentra alimentándose de numerosas especies hortícolas, ornamentales y de la vegetación natural, de excrementos de animales domésticos, hojarascas del suelo, restos orgánicos domiciliarios y hasta de conchillas de ejemplares muertos tanto de especies nativas como de su propia especie.


video

Fuente: Sistema Nacional de Vigilancia y Monitoreo de Plagas - SENASA.

jueves, 30 de mayo de 2013

Abundancia de Cochinillas en Arboles de Ciudades

Las ciudades alteran profundamente las comunidades biológicas, favoreciendo a algunas especies sobre otras, aunque los mecanismos que gobiernan estos cambios son en gran parte desconocidos.

Plagas de artrópodos herbívoros suelen ser más abundantes en las zonas urbanas que en las zonas rurales. Los brotes urbanos se han atribuido a la reducción del control por parte de los depredadores y parasitoides y al aumento de la susceptibilidad de las plantas urbanas estresadas.


Aquí nos muestran que la abundancia de un insecto plaga común se relaciona positivamente con la temperatura, incluso cuando se controlan otras características del hábitat.

La cochinilla Parthenolecanium quercifex era 13 veces más abundante en árboles de roble en las zonas más calidas de Raleigh, Carolina del Norte, en el sureste de los Estados Unidos, que en las zonas más frías, aunque las tasas de parasitismo fueron similares. Separamos aún más los efectos del calor, los enemigos naturales y la calidad de la planta en un experimento de trasplante recíproco de efecto invernadero. P. quercifex obtenidas de los árboles urbanos de zonas calientes se hizo más abundante en invernaderos calientes que en invernaderos fríos, mientras que la abundancia de P. quercifex recogidas de los árboles urbanos de zonas frías permaneció baja en invernaderos calientes y fríos.

Nuestros resultados proporcionan la primera evidencia de que el calor puede ser un factor clave de los brotes de plagas de insectos en los árboles urbanos. Dado que el calentamiento urbano es similar en magnitud al calentamiento global previsto en los próximos 50 años, la abundancia de plagas en los árboles de la ciudad podría presagiar brotes generalizados en los bosques naturales de clima más cálido.

"Ahora tenemos una mejor comprensión de por qué los árboles en las zonas urbanas están infestadas de estas plagas", dice el Dr. Steve Frank, profesor de entomología en NC State y coautor de este estudio. "Y si el cambio climático hace que la temperatura aumente en los bosques, como esperamos, podemos ver cochinillas convirtiéndose en un problema mucho mayor para la salud de los ecosistemas."

Las Cochinillas son pequeños parásitos que se adhieren a una planta y se alimentan de su savia, debilitando y pueden potencialmente matar a la planta. En este estudio, los investigadores observaron específicamente la cochinilla del roble ( Parthenolecanium quercifex ), que se alimenta exclusivamente de robles.

Los investigadores utilizaron mapas de temperatura para identificar las zonas de más calor o frío en el ambiente urbano de Raleigh, NC.  Luego evaluaron las densidades poblacionales de P. quercifex en esas zonas, y encontraron que las poblaciones eran como 800 por ciento mayor en las zonas cálidas.
Para determinar si la diferencia de población era debido al calor u otros factores ambientales, los investigadores llevaron huevos de P. quercifex de las zonas calientes y frío al laboratorio. Algunos sacos de huevos procedentes de las zonas calientes fueron colocados en cámaras de calor, mientras que otros sacos de zonas calientes fueron colocados en cámaras de refrigeración. Los sacos de huevos procedentes de zonas frías también se colocaron en calor y cámaras de refrigeración.
Los huevos tomados de las zonas urbanas más cálidas colocados en la cámara de calor de laboratorio dieron lugar a una población de insectos cochinillas que era 250 por ciento más abundante que cualquiera de los otros grupos de escala.

Las áreas urbanas son generalmente más calientes que las zonas rurales. Este "efecto de isla de calor urbano" resulta de la presencia de menos cubierta vegetal y una mayor cobertura de superficie impermeable en las ciudades que en las rurales o naturales.

Aunque el calentamiento urbano se observó por primera vez en 1833, los efectos del calor sobre la abundancia de animales y características de la comunidad en las ciudades siguen siendo en gran parte desconocido. En cambio, los estudios han puesto de relieve el papel de la conectividad del hábitat y la disponibilidad de recursos, en la conformación de comunidades de animales urbanos.

Como grupo, los insectos cochinilla están entre las plagas más importantes de los bosques y los árboles del paisaje y están estrechamente relacionados con muchas otras plagas tales como pulgones y moscas blancas. También son sedentarios y, por lo tanto, sujeto a todos los efectos del calentamiento urbano.

Mientras que las dos hipótesis más comunes de la abundancia de plagas elevada en las ciudades son los cambios en la calidad de la planta huésped y la eficacia de enemigos naturales, no se encontraron pruebas de que ninguno de estos factores contribuyan.

Los árboles urbanos están estresados ​​con frecuencia debido a la falta de agua y nutrientes. En algunos casos, el estrés puede reducir las defensas del árbol, lo que lleva a una mayor abundancia de plagas herbívoras.
Es concebible que los árboles de zonas más cálidas tengan estrés hídrico, y tal posibilidad merece estudio. Sin embargo, la escasez de agua tiende a conducir a una disminución en la abundancia de plagas herbívoras perforadoras-chupadoras, lo que sugiere que el estrés hídrico debería conducir a la disminución de P. quercifex en las zonas urbanas de calor. Sin embargo se observa un patrón opuesto.
Además, en nuestro experimento, regamos los árboles todos los días y nos proporcionó iguales nutrientes a todos los árboles para minimizar los efectos del agua o el estrés. Es poco probable que las diferencias en el estrés del árbol impacten en la abundancia de cochinillas entre los sitios calientes y fríos.


Fuente:PLoS ONE, Meineke EK, Dunn RR, Sexton JO, Frank SD.

domingo, 2 de septiembre de 2012

La Enfermedad más Destructiva de los Cítricos


Huanglongbing


Es la enfermedad más destructiva que afecta a los citrus. 
Es causada por una bacteria vascular "Candidatus Liberibacter spp.", que se propaga por insectos y por yemas infectadas. Es de diseminación rápida y muy difícil control. Disminuye rápidamente la vida útil de la planta. Afecta a todas las plantas jóvenes y adultas de citrus.

NO afecta la salud de las personas ni de los animales.

HUANGLONGBING significa en chino "enfermedad del dragon amarillo", se registró por primera vez en China en 1919. 

Se produce en 40 países de Asia, África, Oceanía, y en  países de América.
El HLB fue detectado en Brasil, estado de San Pablo, en febrero de 2004. En el 2005, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos confirmo que se han encontrado hojas y frutos infectados al sur del Estado de Florida, y posteriormente en el Estado de Louisiana. En la actualidad se encuentra presente en Cuba (2007), República Dominicana (2008) y recientemente detectada en insectos en Belize y Mexico, este último en el Municipio de Tizimín, Yucatán (2009).

Esta enfermedad tiene dos orígenes: África y Asia. La bacteria causal - Candidatus 
Liberibacter presenta dos formas: asiaticus (Asia) y africanus (África). 

La forma que actualmente afecta a Brasil, es una variante más virulenta de C. Liberibacter asiaticus  y se ha propuesto la denominación de C. Liberibacter americanus.

Es transmitida únicamente por insectos vectores y por yemas infectadas.  Los insectos vectores que la transmiten son los psílidos Trioza erytreae (para África, el cual se adapta a climas más fríos), y Diaphorina citri Kuwayama (para Asia, el cual tiene una mayor distribución en América del Sur.

En Argentina se encuentra presente el vector Diaphorina citri (Chicharrita de los cítricos).

La bacteria Candidatus Liberibacter spp, todavía no ha sido encontrada en Argentina, pero fue detectada a 300 km de la frontera.

Candidatus Liberibacter spp. es una bacteria persistente no propagativa (se reproduce dentro del insecto pero no se transmite a otras generaciones). Al picar la planta el vector introduce la bacteria que pasa a circular por el floema y tapa los vasos floemáticos e impide la circulación de los nutrientes. Al cabo de un tiempo, la planta presenta decaimiento y poco desarrollo, hasta que finalmente muere.

Se ha detectado la presencia de D. citri en el "Mirto" Murraya paniculata (L.) Jack (Rutaceae). Esta, es una planta ornamental que es huésped alternativo del psílido y de la bacteria causal.  Se encuentra presente en la región del NEA (Corrientes y Misiones) y NOA (Salta y Jujuy). Es utilizada como cerco vivo en calles, plazas y jardines.

Características de Diaphorina citri

Orden: Homiptera
Duración total del ciclo (de huevo  a adulto): 20 a 40 días, con una longevidad de 3 a 4 meses.
Número de huevos: 800 / hembra (en toda su vida).
Los huevos son de forma ovoide con prolongación en las puntas, de color amarillo anaranjado y miden aproximadamente 0,2 mm. Son colocados en el extremo de los brotes tiernos, sobre y entre las hojas tiernas desplegadas; apareciendo con frecuencia un gran número en una misma ramita. La oviposición está condicionada a la presencia de brotes tiernos.
Las ninfas son aplanadas dorsoventralmente, de color marrón amarillento, sin manchas abdominales, con esbozos alares abultados. Presentan filamentos a lo largo del abdomen y tienen 5 estadios ninfales. Son sedentarias; se establecen sobre los tallitos tiernos y sobre los pecíolos, formando colonias con un número de individuos variable desde unos pocos hasta cientos. Las ninfas del quinto estadio dan lugar al nacimiento de los adultos (machos y hembras).
El adulto es de color marrón moteado y mide 2 - 3 mm de largo. Los machos son levemente más pequeños que las hembras y con la punta del abdomen roma, mientras que el abdomen de las hembras termina en punta bien marcada. Los adultos tienen poca capacidad para mantener vuelos muy largos. Cuando son molestados saltan rápidamente.
Fases en que adquiere la bacteria: 4° y 5° estadio ninfal y adulto.
No transmite la enfermedad a la descendencia (solamente adultos la transmiten hasta el final de su vida).

Síntomas
El síntoma inicial es amarillamiento de una rama que se destaca contra el verde de la planta cítrica. Es una enfermedad que afecta a toda la planta. Los síntomas son más evidentes en otoño – invierno,  ya que se observa más amarillamiento y moteado. En primavera y verano no hay amarillamiento tan intenso.
En hojas: puede observarse una coloración amarillo pálido con áreas de color verde, irregulares (moteado); defoliación; engrosamiento y aclaración de las nervaduras, que al cabo de un tiempo quedan con un aspecto corchoso. También puede observarse asimetría y difusión de colores en las nervaduras y foliolos. A veces puede confundirse con deficiencias minerales (zinc y cobre).
En ramas: cuando la enfermedad evoluciona, hay una intensa defoliación de las ramas afectadas, los síntomas comienzan a aparecer en otras ramas de la planta, llegando a tomar toda la copa. Inclusive las puntas pueden secarse o morir.
En frutos: en algunos casos puede observarse defoliación y caída de los frutos.
Externamente: puede observarse deformación y asimetría; reducción del tamaño; aparición de manchas circulares verde – claras, que contrastan con el verde normal del fruto. La deformación de los frutos aparece donde hay síntomas en las hojas.
Internamente: puede observarse diferencia de maduración y aborto de semillas; desviación del eje y amarillamiento de las venas. La parte blanca de la cáscara (albedo) en algunos casos se presenta con una espesura mayor de la normal.

Daños que produce
Muerte de plantas
Disminución del peso de los frutos.
Disminución del nivel de azúcar (parámetro importante para la industria).
Aumento del nivel de acidez.
Disminución del porcentaje de jugo.
Disminución del tamaño y alteración del color y forma.
Una planta joven afectada no llega a producir frutos.
Afecta a todas las variedades de copa independientemente de los patrones.
Altera la forma y características organolepticas de los frutos.

                                                                                           


Distribución de la chicharrita de los cítricos en Argentina:






video



Fuente: INTA, SENASA.